Visores/Mirillas para el monitoreo
del Lubricante

Por David Doyle, CLS, OMA I, OMA II
General Manager, Tribology

Los visores o mirillas varían en diseño y aplicación. Se trata de una herramienta de inspección útil y conveniente para cajas de cambio y de circulación en los depósitos del sistema para el monitoreo visual del nivel de fluido, la claridad de fluido, color, así como los niveles de sedimentos y contaminación de agua.

Mirillas de flujo se pueden instalar en línea para permitir la inspección visual de flujo y claridad de la circulación de aceite. Mirillas de columna están diseñados para controlar el nivel del líquido sin necesidad de acceder físicamente al depósito, reduciendo así el riesgo de contaminación y aumentar la fiabilidad de las prácticas de supervisión. El nivel de líquido adecuado es a menudo marcado en la mirilla para facilitar su control. Las mirillas también pueden proporcionar información cualitativa en caso de que el lubricante este degrado o contaminado al observar cambios de color u otros cambios visuales. Mirillas no deberían tener restricciones de flujo procedentes de los depósitos que pudiesen crear una discrepancia en el nivel de líquido observado por la mirilla en relación con el verdadero nivel de líquido en el depósito.

Mirillas de aceite proveen una inspección cualitativa de la condición del fluido y el depósito. Mirillas de aceite instalados en la parte inferior de un depósito ofrece una fácil inspección de contaminantes existentes en el fondo tales como el agua y los sedimentos. Algunos modelos permiten eliminar fácilmente el agua por el drenaje del sistema a través de la mirilla. También proporcionan una manera de controlar la formación de espuma de líquidos en depósitos cuando la mirilla se encuentra en la parte superior del nivel del líquido. La mayoría de los visores de calidad en el mercado están hechos de acrílico resistente a las manchas. Parte del material se manchará después de un tiempo, y dependiendo de las prácticas de mantenimiento, el verdadero color del lubricante no se puede apreciar visualmente a través de la mirilla después de que ha estado en servicio durante un tiempo. Las mirillas deben ser inspeccionados periódicamente por manchas, grietas superficiales o filtraciones de aceite. Se pueden limpiar con agua tibia y jabón utilizando un cepillo adecuado que no raye o que deposite material. El uso de un visor de vidrio correctamente instalado en un depósito o sistema de circulación puede proporcionar un complemento conveniente y valioso a un programa de análisis de aceite y prácticas de fiabilidad.