Preparación de Activos para la Suspensión de Actividad y Paros Prolongados
Por David Doyle, CLS, OMA I, OMA II
General Manager, Tribology

En ocasiones se requiere la detención de equipos durante largos períodos de tiempo debido a las necesidades de producción, las condiciones económicas, u otras situaciones. Hay algunas prácticas básicas que aseguran que el equipo quede protegido durante su almacenamiento o el tiempo de inactividad. Una pequeña inversión protegerá el valor del equipo para la reventa o su rendimiento fiable para el inicio de la producción.

La información aquí proporcionada son pautas generales. Muchas veces hay procedimientos indicados por los fabricantes de equipos que deben ser revisados. Prácticas específicas variarán según el tipo de activo y el diseño, lo que puede implicar una serie de procedimientos.

El objetivo es optimizar la protección del valor de los activos y asegurar un arranque sin problemas después de largos períodos de parada. La suspensión de actividad adecuada del equipo inactivo debe implicar una preparación adecuada.

Durante períodos de parada prolongados pueden ocurrir acumulación de corrosión y acumulación de humedad. Además, dependiendo del entorno, pueden producirse micro soldaduras o corrosión de contacto de superficies debido a la vibración del ambiente circundante. Ambientes húmedos o fríos presentan mayores desafíos para los problemas de corrosión.

Para algunos sistemas de circulación puede ser necesario el drenaje y el lavado adecuado. Se debe realizar la neutralización y la eliminación de materiales de proceso, especialmente si estos son corrosivos. Dependiendo del tipo de equipo y su almacenamiento se puede agregar aceite recomendado por el fabricante de equipo ya sea con aceite mineral que contiene el cinco por ciento de concentrado de agente anticorrosivo, o aceites que recubren las partes de componentes con conservante durante su periodo de detención.

El equipo debe ser inspeccionado periódicamente durante el período de paro. La maquinaria debe ser protegida de ambientes con una alta cantidad de partículas en el aire. Respiradores en ciertos equipos deberán sellarse durante el período de paro para evitar una acumulación de condensación de humedad y partículas en el aire. En el caso de los motores de combustión interna drenar todo el combustible del equipo.

Los sistemas deben estar debidamente preparados para el reinicio. Cambie los filtros e instale filtros limpios. Sustitución del lubricante antes del arranque y el lavado de los sistemas críticos para eliminar los contaminantes y depósitos acumulados que pueden obstruir los conductos internos.

El análisis del lubricante del sistema por el laboratorio puede ser particularmente importante cuando se preparan para el inicio después de un tiempo prolongado de inactividad. El análisis del líquido lubricante proporcionará información valiosa para ayudar a asegurar en no tener problemas durante el arranque en relación a:

• Procedimientos adecuados de lavado (preparación para el paro y después de la preparación para el arranque)
• Lubricante apropiado para su utilización
• Supervisar formación excesiva de hierro/óxido
• Monitorear presencia de cobre elevado/corrosión de metal amarillo
• Detectar el exceso de humedad
• Asegurar que el aceite no este viejo y degradado
• Búsqueda de otros contaminantes como el refrigerante y el polvo/suciedad, partículas o materiales corrosivos.

Una vez más se trata de directrices generales. Su representante de OEM, personal de mantenimiento, y proveedor de lubricantes son recursos valiosos para recomendarles los procedimientos de suspensión de actividad adecuados combinados con la información proporcionada por el análisis del lubricante.