Almacenamiento y Manipulación de Lubricantes
Por David Doyle, CLS, OMA I, OMA II
General Manager, Tribology

Las prácticas de almacenamiento del lubricante y su manejo adecuado son importantes para proteger la integridad de los productos y en consecuencia, el equipo donde se utilizan los lubricantes. Un pobre almacenamiento y manipulación puede hacer que los productos se deterioren o se contaminen, creando residuos e introduciendo riesgos de seguridad. Las malas prácticas de almacenamiento y manipulación  pueden ser el origen de los problemas de contaminación que eventualmente dañan los equipos.

Un espacio de almacenamiento debe ser adecuado para la organización y el control ambiental. Los productos almacenados, equipos, contenedores secundarios de distribución, y el material de limpieza de derrame deben estar organizados, inventariados y almacenados. La condición de su espacio de almacenamiento debe ser inspeccionada de forma rutinaria, y no sólo al acceder a los productos de los contenedores.

Inventarios de lubricantes se pueden establecer para los volúmenes de almacenamiento basados en el embalaje, la tasa de consumo, y la estabilidad de almacenamiento. Los niveles de inventario mínimo deberían tener plazos de entrega en consideración. El producto en inventario debe etiquetarse correctamente. Asegúrese que la información sea clara para la aplicación del producto, prácticas de almacenamiento, aparatos de transferencia y el método de transferencia. Algunas instalaciones colorearán el código del producto almacenado para así reducir la posibilidad de la aplicación incorrecta del producto.

Es importante conocer la vida útil del producto al conocer la estabilidad de almacenamiento de los productos en el lugar. No exceda la vida útil. Aunque por lo general no es un problema para los aceites de alta calidad. Rotar el inventario de manera que el producto más antiguo se utilice primero. Etiquetado de los productos debe incluir las fechas de entrega. Un buen almacenamiento en el interior debe proporcionar un control ambiental adecuado para la humedad, la temperatura, y la limpieza. Limite la exposición a temperaturas excesivas.

El almacenamiento de los lubricantes utilizados en los sistemas de limpieza que requieren una calificación de limpieza ISO para la operación adecuada de los equipos necesitan prácticas de almacenamiento y de manejo especial para evitar la contaminación cuando se añade aceite nuevo, el cual debe incluir un pre-filtrado antes de agregar el aceite al equipo. El almacenamiento externo puede requerir una reducción del tiempo de almacenamiento de inventario con el fin de proteger la integridad del producto. No almacene tambores  en posición vertical donde la suciedad y el agua pueden entrar por la parte superior del tambor. Los tambores deben estar acostados  con los tapones hacia abajo y almacenados preferentemente en racks. Los tambores deben ser cubiertos cuando se almacenan al aire libre. Productos sensibles no deben ser almacenados al aire libre.

Estanques de almacenamiento a granel que se mantiene en el exterior debe tener un drenaje de agua instalado en la parte inferior del estanque. Limpieza de derrames y material de contención es un componente importante en el almacenamiento apropiado del lubricante. Es importante mantener material de limpieza de derrames a fácil acceso, almacenados adecuadamente, e inventariados. Manteniendo también contenedores adecuados para la eliminación de material de limpieza de derrames.

Es importante mantener los productos compatibles en la misma ubicación. Mantenga los productos incompatibles en diferentes áreas. La consolidación de inventario hará esto más fácil. También hará más fácil el control y almacenamiento de inventario. Muchas formulaciones de lubricantes pueden servir para múltiples aplicaciones. Trabaje con su proveedor de lubricantes para reducir los diferentes tipos de productos en los que sea posible. El almacenamiento de refrigerantes debe mantenerse en un área o instalación separada para evitar una posible contaminación, especialmente si hay un riesgo de usar un recipiente secundario o aparato de transferencia que está destinado para el aceite, y viceversa.

Al transferir o dispensar  productos limpios hay que revisar que el equipo dispensador esté limpio. Cuando termine reemplazar adecuadamente las tapas y tapones después de abrir. Asegurarse que las mangueras y válvulas estén selladas cuando no esté en uso. Una palabra de advertencia, al limpiar los contenedores, caños y áreas sobre tapas, toallas de taller pueden crear y depositar una cantidad importante de fibra de pelusa.

Al utilizar recipientes secundarios o dispensar con equipo para transferir o añadir líquido  asegurarse de que no tengan residuos de aceite de un producto incompatible. Esto puede ser una fuente común de contaminación cruzada. Lo mejor es utilizar equipos de dosificación de los productos que son compatibles o dedicados al tipo de producto. Embudos deben ser tratados de la misma manera que los contenedores de transferencia secundaria. Asegúrese que los contenedores secundarios o equipo de dispensación se almacenen correctamente. Improvisando contenedores secundarios y embudos generalmente conduce a una variedad de situaciones de contaminación.

Estas son sólo algunas pautas generales y este tema pueden ser la fuente de una amplia temática y revisión. La intención es proporcionar información útil que pueda mejorar las medidas de gestión y fiabilidad del producto. Hay muchas instalaciones existentes donde sus procedimientos en esta área son de clase mundial.