Diseño de Motor Diésel Comercial y Tendencias de Formulación de Lubricantes
Por David Doyle, CLS, OMA I, OMA II
General Manager, Tribology

Los factores más importantes que afectaran el diseño comercial de motores diésel para terreno en un futuro próximo van a estar centrados en disminuir el tamaño del motor manteniendo la misma potencia, mayor economía de combustible y control de emisiones. Estos factores afectarán los requisitos de rendimiento de las formulaciones del aceite utilizados en motores diésel. Se espera que los lubricantes y su química aditiva para mejorar la durabilidad del motor, protejan sistemas de escapes pos tratamiento, y mejore la economía del combustible. Aditivos para el control de depósitos, modificadores de fricción, y antioxidantes para lubricantes de motores diésel de servicio pesado tendrán un rápido crecimiento dentro de los próximos años.

Con el fin de ayudar a cumplir con el ahorro de combustible, la utilización de aceites para motores diésel de menor grado de viscosidad, tales como SAE 5W-30, han sido, y seguirán siendo, introducidos en el mercado. Ambos fabricantes de equipos originales y lubricantes tienen el reto de lograr un equilibrio en el ahorro de combustible y la durabilidad del motor. El uso de mejorados modificadores de la fricción es fundamental en permitir que estos lubricantes de baja viscosidad sean utilizados y a su vez proteger el motor.

Se pretende que estos aceites puedan ofrecer una vida útil extensa en condiciones de operación más severas. Reduciendo el tamaño del motor, manteniendo los requisitos de rendimiento de salida de potencia expondrá los aceites del cárter a mayores temperaturas de operación. Se espera que los Aceites de Motores mantengan un mayor volumen de contaminantes en suspensión que en el pasado y que prevengan el depósito excesivo y la formación de partículas. El uso de combustibles de origen biológico también ha contribuido a atender los desafíos de desempeño de vida para estos lubricantes, compatibilidad, la acidez y la degradación oxidativa que las formulaciones actuales y futuras.

El control en la formación de depósitos de ceniza es un reto mayor con los cambios de diseños de motor. Si el aceite del motor en servicio no controla la formación de depósitos en los sistemas de escape post-tratamiento, como los filtros de partículas diésel (DPF), la eficacia de estos sistemas puede ser reducido o dañado. Acumulación de cenizas creado por detergentes metálicos utilizados en aceites de motores diésel pesados en el DPF afecta directamente el consumo de combustible mediante la creación de una mayor restricción de flujo de escape y contrapresión, y aumento de la frecuencia de regeneración debido a una reducción en la capacidad de almacenamiento de hollín del filtro DPF.

Otro factor relevante para la tecnología de lubricación de motores diésel a veces pasado por alto, es la química detrás de número base de reservas de alcalinidad. Aunque el número base de aceites para motores diésel de servicio pesado han tendido a disminuir en los últimos años, debido a los requisitos de control de depósitos de cenizas y contenido de azufre reducido en los combustibles, un factor importante es la eficiencia de neutralización de los ácidos por la química del número base. La velocidad y la eficacia de la capacidad del aceite para contrarrestar ácidos rápidamente, en comparación con químicos de reacción más lenta, es un factor importante, aparte de simplemente el valor de número de base de aceite.

El servicio de análisis de aceite seguirá siendo un recurso valioso en la optimización del rendimiento y fiabilidad de la flota. Nuestros laboratorios de análisis de fluidos ALS Tribology pueden proporcionar el apoyo de recursos técnicos para trabajar con su proveedor de lubricante, monitorear el rendimiento del lubricante, y ayudar para el logro de objetivos del retorno de la inversión. Para obtener asistencia adicional no dude en ponerse en contacto con ALS Tribology a través de uno de nuestros laboratorios de la red en su región o www.alsglobal.com.